• Táboas considera que esta actuación de Renfe “demuestra la responsabilidad y el compromiso de la empresa pública con la sociedad”
  • Durante el estado de alarma se han producido 12.000 solicitudes de alta en el programa de Fidelización +Renfe gracias a la política de devolución de billetes
  • La operadora aumenta la oferta de sus servicios comerciales al 100% de las plazas al permitirse desde hoy la plena ocupación de los trenes en circulación si bien se mantiene la reducción frecuencias hasta que se levanten las restricciones a la movilidad de los trenes de larga distancia

Renfe ha devuelto un total de 38.589.793 euros a sus clientes por los billetes anulados durante el estado de alarma, para viajar en trenes Ave, Larga Distancia, Avant o Media Distancia.

Tras la adaptación de los sucesivos planes de transporte como consecuencia de la crisis del COVID-19, Renfe ha devuelto automáticamente el importe íntegro de 943.764 billetes, independientemente del tipo de tarifa que hubieran abonado el viajero.

Entre los billetes anulados también se encuentran los de Avlo, el nuevo servicio de alta velocidad de bajo coste, cuya puesta en marcha estaba prevista inicialmente para el 6 de abril y tuvo que aplazarse.

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, ha destacado que se trata de “una operación sin precedentes que ha puesto al cliente en el centro de las decisiones, demostrando la responsabilidad y el compromiso de la empresa pública con la sociedad”.

Táboas considera que esta actuación de Renfe “está siendo valorada por los clientes y usuarios, como muestra el hecho, entre otras cuestiones, que durante el estado de alarma se han generado 12.000 nuevas altas en el programa de fidelización de la compañía”.

Aumenta la oferta de plazas de servicios comerciales

Por otra parte, Renfe ha aumentado la oferta de sus servicios comerciales (Alta Velocidad y Larga Distancia) al 100% de sus plazas, una vez que se ha permitido desde el Ministerio de Sanidad que los trenes puedan circular desde hoy con plena ocupación, aunque de momento el número de trenes en circulación se mantiene invariable mientras no se levanten las restricciones a la movilidad de los trenes de larga distancia. 

Durante el viaje en el tren, es obligatorio el uso de mascarillas por parte de todos los viajeros. Asimismo, por razones de seguridad sanitaria, se seguirá sin prestar los servicios a bordo de restauración, reparto de auriculares y de prensa, y venta de artículos.